La frontera entre Ciencia y Ciencia Ficción

A mediados de marzo de 2017, apareció una pregunta en Quora, esa red social dirigida al mercado de conocimientos (knowledge market), que no deja de rondarme la cabeza: ¿Es posible la Psicohistoria?; que, a su vez, me ha llevado a plantearme otra cuestión ¿cuál es la frontera entre Ciencia y Ciencia Ficción?

Para aquellos que no sepan qué es esto de la psicohistoria, en pocas palabras, se trata de una ciencia ficticia creada por Harry Seldon, personaje del universo literario de la Saga La Fundación de Isaac Asimov, que combina historia, sociología, psicología y estadística para evaluar el potencial comportamiento de poblaciones extremadamente grandes de personas y estimar qué curso de acción acometer, con la menor influencia posible sobre la realidad, para redirigir dicha tendencia hacia unos fines concretos.

Obviamente si a mi madre le intentará explicar que hoy en día existe algo equivalente a la psicohistoria y que está siendo utilizada para condicionar y dirigir nuestro comportamiento, tratandonos más como a un rebaño que como a individuos, seguramente me miraría raro y, moviendo la cabeza de un lado a otro, murmuraría algo del tipo “Mi hijo, cada día está más tonto; ya podría dejar de pensar tonterías y hacer algo de provecho…”

Sin embargo, vivimos un momento en el que gracias al Big Data, el Data Science, la Inteligencia Artificial y con, lo realmente malo, la post-verdad; es relativamente sencillo manipular y subordinar, a través de los medios sociales, a la opinión pública.

«La magia es solo ciencia que no entendemos aún»
Arthur C. Clarke, (16/12/1917 – 19/03/2008)

Pero, volviendo a mi segundo planteamiento, ¿cuál es la frontera entre Ciencia y Ciencia Ficción? Como afirmaba Sir Arthur C. Clarke, cuando surge una nueva tecnología suficientemente avanzada, durante un tiempo, ésta es indistinguible de la magia para el gran público.

Los seres humanos, por regla general, son esclavos de sus posibilidades de acceso al conocimiento existente en un momento concreto y, cuando esta puerta al saber es muy estrecha o se rellena de obstáculos, tienden a pensar que ya poco queda por inventar. Pero aquellos que han dispuesto de un amplio camino para llegar al conocimiento, respaldados por una sólida educación científico-humanista, están convencidos de que lo mejor está por llegar.

No debemos obviar que la Ciencia Ficción es una forma artística, que relata acontecimientos posibles desarrollados en un marco imaginario, cuya verosimilitud se fundamenta narrativamente en las ciencias físicas, naturales y sociales. ¿Quién pensó realmente en 1865, cuando Julio Verne publicó su obra “De la Tierra a la Luna”, que poco más de cien años después el ser humano hollaría su inseparable satélite?

La Ciencia Ficción es un entorno donde es fácil experimentar y, sus autores visionarios, plantean desafíos a la humanidad, de cara a hacer frente a los retos que se enfrentará nuestra especie ante los avances de la ciencia y la sociedad.

Si hay algo que hoy en día se considera que pertenece al campo de la Ciencia Ficción y no al de la Ciencia, es, simplemente, porque todavía no hemos alcanzado un estadio tecnológico o social que nos permita su desarrollo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s