¿Qué es el IoT?

El concepto IoT, siglas en inglés de Internet of things (que en castellano se conoce con Internet de las cosas), lo propuso en el año 1999 Kevin Ashton, durante el Auto-ID Center organizado por el MIT.

La idea se sustenta en que, por ejemplo, si los sistemas de control climático y control de presencia, las neveras, la paquetería, la iluminación, los botiquines, los coches, …; en resumen que si todas aquellas cosas que nos rodean estuvieran conectadas a Internet, y dispusieran de algún tipo de elemento electrónico de identificación y actuación, serían mucho más eficientes y fáciles de gestionar y operar. En teoría no existirían, productos fuera de stock en los comercios, o medicinas caducadas en los hogares, los extravíos serían historia y se podría saber en todo momento qué está encendido o apagado.

Según los especialista un ser humano está rodeado por entre 1.000 y 5.000 objetos, por lo que calculan que el IoT debería ser capaz de codificar y operar hasta cien mil millones de cosas, además de seguir sus movimientos y almacenar y hacer útil la ingente cantidad de información que esto conllevaría.

Una de las primeras reacciones, ante este desafío, ha sido la de implementar el protocolo IPv6, ante la incapacidad del protocolo IPv4 de ofrecer suficientes direcciones únicas para “matricular” cada uno de dichos elementos.

Pero todavía hay otros desafíos a los que los técnicos deberán hacer frente, por ejemplo el aumento de consumo de energía que provocará tal cantidad de dispositivos conectados de manera más o menos continua. En esta última línea, investigadores del Instituto de Tecnología de Georgia y del Centro Nacional de Nanociencia y Tecnología en Beijing, han diseñado un sistema renovable, para instalar en la parte superior de los edificios, que combina generadores eólicos y paneles solares para producir energía para el hogar.

También se deberán responder a los desafíos inherentes a la seguridad y privacidad de los usuarios. Los integradores, desarrolladores de software y fabricantes de hardware no se deben olvidar de estos elementos primordiales, que pueden dar más de un dolor de cabeza a sus clientes.

El IoT, es cada vez más una realidad: AT&T informó el pasado 9 de junio que en el último trimestre había tenido 2,1 millones de nuevas líneas móviles, y que más de la mitad de las nuevas incorporaciones estaban destinadas a vehículos conectados y un tercio a dispositivos que no son teléfonos. Según Gartner, en este año 2016, el mercado IoT tendrá una volumen de negocio superior a los 235 mil millones de dólares.

En esta sociedad hiperconectada en la que cada vez más vivimos, se debe apostar por elaborar normativas adecuadas, que no coarten los beneficios que vienen de la mano del IoT, así como por establecer canales de comunicación entre desarrolladores, operadores, usuarios y administraciones públicas para afrontar las amenazas que puedan surgir.

Pero ¿jugarán los medios algún papel en esta nueva realidad?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s