No todo vale en el marketing de contenidos

La Comisión Federal de Comercio de EEUU, más conocida como FTC por sus siglas en inglés, ha puntualizado sus normas para indicar de manera explícita que cualquier bloguero tiene que dejar claro que están siendo compensado (ya sea con dinero, productos gratis o cualquier otra tipo de ventaja), al apoyar o promocionar un producto, por lo que deberán incluir en sus contenidos etiquetas o hashtag como #ad (anuncio) o #sponsored (patrocinado). Este mismo criterio es el que también deben aplicar si mantienen una relación como de embajadores de una firma, advirtiendo sobre esta relación comercial sin ningún tipo de ambigüedades.

Pero en lugar de utilizar las etiquetas reguladas, muchos de estos influencers, prefieren usar frases más creativas, que dan lugar a cierta confusión entre los usuarios. Por ejemplo la bloguera de moda Aimee Song, que acaba de firmar un contrato con Laura Mercier, por una cifra que podría rondar según The Fashion Law los 440.000 euros anuales, utiliza, en los contenidos que publica sobre esta marca, la etiqueta “#MercierPartner.”

Todo comenzó con una campaña de la firma Lord & Taylor, en la que 50 blogueras de moda de Estados Unidos publicaron en Instagram imágenes en las que aparecían, todas, con el mismo vestido de la marca. Por esta acción, conocida como “bombardeo de producto”, que se desarrolló a lo largo de todo un fin de semana de marzo del pasado 2015, Lord & Taylor compensó a estas blogueras con entre 880 y 3.500 dólares, con la condición expresa de que no indicaran a sus seguidores que se trataba de un contenido pagado.

La acción alcanzó a más de 11 millones de usuarios de Instagram, durante los dos días que duró, y, fruto de la investigación del Gobierno estadounidense, se determinó que dicha campaña había violado las reglas de la FTC, por las que las empresas no pueden participen en publicidad engañosa o encubierta, dado que, en palabras de la misma FTC, Lord and Taylor mantuvo el control editorial y, además, estaba pagando a estas influencers, cosa que no se revelaba por ningún sitio en los contenidos.

Finalmente la empresa y la FTC llegaron, en marzo de 2016, a un acuerdo extrajudicial por el que se prohíbe a Lord & Taylor “tergiversar anuncios pagados, como si vinieran de una fuente independiente u objetiva” y se ponen todas sus campañas en un periodo de vigilancia.

Está claro que no todo vale en el marketing de contenidos y que las normas deben ser claras y precisas, además de ser respetadas por todos los actores, para una adecuada defensa de los consumidores. Una cosa es la información sobre productos y otra, sutilmente diferente, es la promoción de productos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s