¿Matará el vídeo online la estrella de la televisión?

Podríamos parafrasear la canción de The Buggles, de comienzos de los 80 del pasado Siglo XX, para describir el desafío que enfrentan las cadenas de televisión ante el profundo cambio en el comportamiento de consumo de contenidos por parte de las audiencias y la decidida apuesta de los gigantes de Internet en comenzar a producir contenidos propios y exclusivos.

Mientras, hace pocos días, Google daba a conocer sus propuestas de producción propia: Youtube Red, en España el presidente de la Academia de cine, Antonio Resines, durante su discurso en la entrega de los premios Goya se jactaba de ni siquiera tener ordenador y responsabilizaba al auge de Internet de la profunda crisis que vive el sector del cine español. Obviamente cuestiones como captar el interés de la audiencia y ofrecerles productos atractivos en condiciones competitivas… “ya si eso”.

Está claro que cada vez hay un porcentaje mayor de personas que eligen internet como su medio principal para consumir contenidos, en muchos casos informativos pero especialmente de ocio y entretenimiento, lo que ellos quieren, cuando y como ellos quieren, no porque lo decida el programador de turno.

Y en este escenario surgen nuevas propuestas, con unas características muy claras y definidas: consume cuanto quieras y cuando quieras; te ofrezco un contenido exclusivo y adaptado a tus gustos e intereses; ¿no quieres verte saturado de publicada?, no hay problema, por algo menos de 10 dólares tienes la suscripción al servicio. Y para ello no dudan en utilizar todas las herramientas a su alcance, incluido el Big Data, para mejorar a todos los niveles la experiencia del usuario.

Netflix, fue una de las pioneras, pero Google quiere echar el resto y pone sobre el tapete Youtube Red, que promete transportarnos a un nuevo nirvana del entretenimiento audiovisual, sin publicidad en los contenidos, con producciones exclusivas, repartiendo los ingresos con los creadores y dando acceso al servicio Youtube Music.

En esta carrera, la última en subirse al carro ha sido Instagram, (¿cómo iba a faltar Facebook?), que la pasada semana presentó Shield 5, una serie compuesta de 28 episodios, cada uno de ellos de 15 segundos, que sólo se podrá consumir dentro de su plataforma, lo que hace que cuente con una audiencia potencial de más de 400 millones de usuarios, que en cualquier momento pueden ver alguno/varios/todos los episodios de la serie. Es más que probable que pocas cadenas de televisión convencional, puedan aspirar a aproximarse a una audiencia de esta envergadura.  

Estamos ante una manera de explotar el ecosistema digital que basa su apuesta en la oferta de contenidos relevantes y de interés para la audiencia. Quizás lo más novedoso es que, frente a otras apuestas del pasado como fue la joint venture entre MSN y la NBC que basaba su modelo de negocio sólo y exclusivamente en la publicidad, ahora se apuesta claramente por un modelo de suscripción, de muy bajo coste eso si, para acceder al contenido.

“Vivimos una era en la que la grandes plataformas de Internet son las primeras cadenas de televisión globales de la historia”. Reed Hastings, CEO de Netflix.

El mundo de la televisión no está muerto, como, volviendo a la canción de The Buggles, tampoco lo está el de la radio. Lo que está muriendo es la forma en que opera la industria de los medios tradicionales, luchando y queriendo poner trabas a la digitalización, como si de un demonio se tratase, y no siendo capaces de ver como son poco a poco engullidos por la nueva realidad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s