El contenido, la clave para cautivar a la audiencia

Cuando un medio se decide a publicar un contenido debe tener muy claras las respuestas a las siguientes cuestiones sobre lo que va a publicar:

  • ¿Es algo que esté generando interés en la audiencia?
  • ¿Va a tener un valor diferencial sobre lo que están diciendo los demás?
  • ¿Llegará a mi audiencia objetivo de una manera rápida y directa?
  • ¿Se va a poder monetizar adecuadamente?

Veamos cómo puede un medio encontrar respuestas a estas cuestiones.

Determinar los temas emergentes.

Como ya he escrito en anteriores ocasiones, los medios de comunicación siempre han perseguido obtener una exclusiva, ser el primero en dar una noticia, y conseguir que los lectores acudan a él para acceder a la información.

Hoy en día los medios tienen a su disposición soluciones que, basadas en tecnologías BigData, les permiten monitorizar en tiempo real tanto el pulso de las redes sociales como a los medios de su competencia, para poder determinar temas informativos que estén o puedan estar siendo nuevas tendencias informativas.

Ofrecer valor a la audiencia.

Hay un concepto dentro del mundo de los medios de comunicación, que cada vez está tomando más fuerza, y es el que habla de la “Economía de la atención”. Este concepto se basa en que los usuarios reciben cada vez más información, procedente de una infinidad de fuentes, muchas veces no basadas en principios de fiabilidad, basadas en el chismorreo. Además el tiempo que pueden dedicar los usuarios a estar adecuadamente informados es limitado, con lo que resulta crítico para ellos que cuando acuden a un medio a documentarse sobre un hecho noticioso encuentren una completa y detallada información sobre dicho hecho, para no tener que acudir – gastar más tiempo – a otras fuentes para poder completar el conocimiento sobre una noticia.

Por lo tanto para cautivar y fidelizar a sus audiencias, el medio debe realizar una oferta informativa, sobre cualquier hecho noticioso, lo más completa, contextualizada y detallada posible. Que encuentren valor en el medio.

Entregar la información rápida y directamente.

Si ha habido una nueva forma de comunicación que haya suplantado a la radio, como medio estrella en la inmediatez a la hora de informar de un hecho noticioso de una manera rápida y directa, sin lugar a dudas han sido las redes social, teniendo su máximo exponente en Twitter, y los sistemas de mensajería instantánea, con Whatsapp a la cabeza. Y la razón principal tiene mucho que ver con esos dispositivos, los smartphones (teléfonos inteligentes), que ya alcanzan cuotas de penetración de más del 50% de la población mundial, llegando a más del 80% en el “primer mundo”.

Ahora los usuarios no tienen que ir a buscar el hecho noticioso, éste le persigue y alcanza allá donde se encuentre. Y, además, le llega referido por su entorno personal y de confianza, lo que muchas veces, aunque la noticia sea un bluff, le confiere un cariz de absoluta veracidad.

Los medios editoriales deben implementar estrategias para que la información llegue de una manera rápida y directa a sus audiencias, procedente de ellos. Deben recuperar el control sobre la comunicación del hecho noticioso.

Monetizar las audiencias.

Para que el negocio de un medio de comunicación sea completamente efectivo, deberá ser un negocio rentable, para lo que es imprescindible que el medio, sea capaz de monetizar sus dos activos más importantes: sus contenidos y sus audiencias.

Un medio editorial que quiera ser rentable, tiene que ofrecer a los anunciantes y marcas una detallada perfilación de sus audiencias, pero no sólo basándose en los tradicionales modelos psico-socio-demográficos. Hoy en día los anunciantes y las marcas, definen sus estrategias de comunicación comercial en base a la capacidad de alcance de su mensaje dentro de un medio de comunicación con relación a su target objetivo. Un target en el que entran en juego aspectos mucho más “esotéricos”: ¿este usuario es afín a mi marca?, ¿habla de ella en las redes sociales?, ¿es seguidor de marcas que son mi competencia?, ¿es prescriptor de productos y servicios?, ¿es este el momento en el que puede estar dispuesto a consumir mi producto?, ¿está mi mensaje publicitario debidamente contextualizado dentro del contenido informativo con el que aparece asociado?,…

En resumen, lo más importe no es como se cuente un hecho noticioso, aunque algo bien contado siempre ganará, lo más importante es lo que se cuente: el contenido; el hecho noticioso en si mismo. Si no se dice nada, nuestra audiencia sólo oirá ruido. Pero además es clave que ese contenido sea de interés, para poder cautivar a nuestras audiencias.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s