La economía de la atención y la viralización de noticias falsas no contrastadas

El concepto de “Economía de la atención” fue acuñado en 1971 por el Premio Nobel de Economía Herbert Simon,  a través de las investigaciones que desarrollo sobre el impacto de la sobrecarga de información en las economías desarrolladas. En su opinión, “lo que la atención consume es bastante obvio: la  atención de sus receptores.  De esto se deduce que una riqueza de información crea una pobreza de atención”

Años más tarde, en 1997, Michael Goldhaber publicó en First Monday el artículo “La economía de la atención y la Red”, en el que desarrollaba la Teoría de la Economía de la Atención y en el que incluyó una sentencia demoledora: “el dinero no puede comprar atención”.

Parece bastante obvio que vivimos en un momento en el que esta Teoría tiene una vigencia absoluta, con la implantación de servicios basados en tecnologías móviles de acceso a Internet, las audiencias nos vemos sobre-saturados de información que nos llega de todas partes y por múltiples vías: Twitter, Facebook, Whatsapp,…; incluso nos llega a través de la infinidad de apps pertenecientes a los medios de comunicación “tradicionales”.

En este escenario se ha entablado una lucha sin cuartel por captar la atención del usuario entre los medios de comunicación. Un titular impactante, un hecho que afecta a una marca del momento y el respaldo de un estudio y/o noticia que aparece en un reputado medio de comunicación; son los componentes básicos de un cóctel que consigue que los usuarios accedan a los soportes informativos (se genere tráfico) y que “viralicen” el contenido a través de todos sus contactos, amigos y familiares, en las redes sociales (para lograr el efecto multiplicador)

Pero ¿todo vale en la guerra por la lucha de las audiencias?

En los últimos días hemos podido ver la noticia de que según un artículo publicado por la revista “CyberPsychology and  behaviour Journal”, un estudio ha contrastado que 28 millones de parejas se han separado por culpa del WhatsApp. Pero, tal y como podemos leer en un artículo publicado por eldiario.es, que se ha preocupado por intentar contrastar la noticia, ésta es totalmente falsa. El estudio no existe, la revista que publicó el supuesto estudio realmente se llama Cyberpsychology, Behavior, and Social Networking y la afirmación procede de la deformación de un dato que apareció a finales de 2010 cuando Facebook alcanzó los 600 millones de usuarios registrados: << 28.460.516 de usuarios de Facebook han cambiado su estado civil a “en una relación”>>

Lo más grave de todo es que si ahora mismo hiciéramos un sondeo entre nuestras personas más próximas, casi todos, por no decir todos, darían como verídica esta noticia. ¿Por qué? Muy sencillo, dado que la audiencia sufre un constante bombardeo de información y que los usuarios necesitan optimizar un recurso escaso como es la “atención”, el efecto multiplicador de que esta noticia haya aparecido en los principales medios de prensa escrita, emisoras de radio y cadenas de televisión, además de difundirse a través de las RRSS, ha investido de verosimilitud a esta noticia, que ninguno de estos medios, como es su obligación, se ha preocupado de confirmar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s